Firmo por la Reserva Van der Hammen

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA


Presidente - Dr. Juan Manuel Santos Calderón

Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible - Dr. Gabriel Vallejo López. Alcalde Mayor de Bogotá - Dr. Enrique Peñalosa Camargo

y Señores Consejo Directivo de la CAR

La sociedad civil y organizaciones ambientales y territoriales en Bogotá urbana y rural ven con preocupación el desdén con que el Alcalde Mayor de Bogotá, Sr. Enrique Peñalosa, y el Secretario de Ambiente, Sr. Francisco Cruz, han presentado el tema ambiental en la ciudad. Cada uno de sus anuncios ha sembrado una gran preocupación entre quienes consideramos que la ciudad es un mejor hábitat para los seres humanos en la medida en que no se abuse de su entorno y potencial natural, del que dependemos y que a diario, de manera directa o indirecta, disfrutamos.

Las declaraciones “ambientales” del alcalde comenzaron con su propuesta de campaña de intervenir el río Bogotá para triplicar su ancho y duplicar su profundidad, convirtiéndolo en un curso de agua canalizada, esperando un gran valor inmobiliario pero acabando con cualquier posibilidad de restaurar su verdadero valor ecológico. Para comenzar, el alcalde desconoce que ya está en marcha un gran proyecto de restauración, que incluye la reforestación de sus rondas con vegetación acuática para crear un efecto de amortiguación, algo que está lejos del extenso malecón que el alcalde nos presentó en sus videos, tomando como referencia ejemplos de ciudades europeas. Sin embargo, lo que buscan hacer hoy en Europa es precisamente lo opuesto a la propuesta que ha hecho el Alcalde y más lo que desde hace casi diez años han hecho anteriores alcaldías y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca.

Finalmente, el día de su posesión, el alcalde dedicó varios minutos de su discurso a su proyecto de “circuito ambiental”, un atractivo proyecto presentado como buenas intenciones, pero que en realidad es una intervención cosmética en toda la estructura ecológica principal de la ciudad, compuesta por los Cerros Orientales, el río Bogotá, el río Tunjuelo, el borde sur, el borde norte, los humedales y el área que constituye la Reserva del Norte Thomas Van Der Hammen. En su anterior gobierno, Enrique Peñalosa nos mostró, en pequeña escala, pero no sin impacto, en los casos de la alberca del humedal Tibabuyes y la canalización a cielo abierto del río San Francisco, cuál es su visión cuando usa el adjetivo “ambiental”. Tememos que esto mismo suceda de nuevo en su segundo gobierno, esta vez a mayor escala.

Hoy nos preocupa la Reserva Van der Hammen, proyectada desde hace veinte años, establecida en 2011 (Acuerdo CAR 11/11) y con Plan de Manejo aprobado y adoptado en 2014 (Acuerdo CAR 21/14). La Reserva cumple funciones de conectividad con la estructura ecológica de la ciudad y la estructura de la región. La reserva es un área de importancia estratégica pues es el camino que permitirá unir los ecosistemas de los Cerros Orientales y el Cerro del Majui, para recibir, almacenar y dejar correr el agua que recogen los Cerros Orientales para alimentar los humedales de Torca, Guaymaral y La Conejera, hasta finalizar en el río Bogotá.

La reserva representa una extraordinaria riqueza natural, histórica y paisajística. Cuenta con un inventario en flora de más de 500 especies de plantas. También es un lugar de paso de aves migratorias y hábitat de aves acuáticas que también aprovechan los bosques primarios y secundarios y los matorrales de la reserva. Así como presencia de especies de mamíferos y varias de mariposas en donde se encuentra una que es nueva para la ciencia y endémica del lugar. Según el estudio que realizó la CAR, “el subsuelo de la reserva cuenta con importantes recursos hídricos subterráneos, lo que a su vez implica que esta zona contiene un alto potencial productivo en términos agrícolas, pecuarios y forestales, pues “el 78,51% de los suelos son catalogados en estas categorías; en consecuencia, la calidad de estos suelos se constituye en base fundamental para el potencial establecimiento de proyectos productivos agroforestales, silvopastoriles y de seguridad alimentaria con enfoque ecológico”.

A pesar de todos esos valores ambientales, el Alcalde ha usado el desdeñoso término de potrero para referirse a la Reserva, con el fin de justificarse que el mejor destino que pueden tener es ser urbanizada. Un Alcalde que tiene como propósito poner a Bogotá en la vanguardia a nivel urbano, no entiende que un proyecto ambiental de esta naturaleza y magnitud, gestionado con participación comunitaria, no solo mejoraría sustancialmente la calidad de vida de los bogotanos, sino que convertiría a la ciudad en un referente internacional en términos de restauración de grandes áreas ambientales urbanas.

Consideramos que el único deber del Alcalde respecto a la Reserva es conservar su integridad territorial, garantizar que se consolide su restauración ecológica de la mano con las comunidades, con miras a las próximas décadas, y liderar a la ciudadanía para mostrarles de qué manera se verán beneficiados, para que aprendan a verla con paciencia, perseverancia, esperanza y amor, para que la encuentren como el escenario y el símbolo de un país en paz entre sus habitantes y su entorno. Esta es su verdadera responsabilidad para con los bogotanos y los habitantes de la sabana, cuyo territorio urbano y rural ya enfrenta serias desigualdades sociales y ambientales en zonas de vulnerabilidad, minería en área urbana o relleno sanitario, por mencionar unos casos. Persistir en propósitos en que prime la urbanización de espaldas al entorno no es ético. Por el contrario, el Alcalde pierde la oportunidad para que Bogotá lidere con certeza los debates de justicia ambiental en el país y sentar un precedente para equilibrar las relaciones entre el campo y la ciudad.

Para esto el Alcalde debe entender que los planes que ha propuesto, presentados con afirmaciones tendenciosas, con falsos dilemas, y sin un verdadero sustento científico o estadístico, constituirán más temprano que tarde un atentado a la estructura ecológica principal y a la sostenibilidad ambiental de la ciudad y su región, por más que insista en usar el adjetivo 'ambiental” cada vez que los presenta. Seguir promoviendo o permitir estas acciones en épocas de búsqueda de adaptación al cambio climático es irresponsable.

Hoy hablamos de la Reserva Van der Hammen, pero convocamos a toda la ciudadanía a conocer y defender nuestro entorno y sus recursos naturales, el patrimonio natural que podemos cuidar, recuperar e incrementar para dejárselo a nuestras futuras generaciones. Hablamos de los páramos y bosques que, en los cerros, recogen el agua; de las quebradas y ríos que la transportan; de los humedales que la almacenan y purifican; y de nuestro mancillado río. Pensemos con la esperanza de ayudar a la naturaleza para que sea nuestro principal aliada para soportar los venideros, irreversibles y difíciles tiempos en que nuestro entorno cambiará para siempre.

En tiempos en los que el país se prepara para cerrar un ciclo doloroso de cinco décadas de conflicto armado debemos pensar que la construcción de la paz no debe limitarse a la que se pacta entre combatientes, es perentorio que esta se construya, también, entre nosotros, como colombianos y el ambiente. Solo así, el esfuerzo de terminar medio siglo de guerra no se hará realidad en una Colombia yerma y muerta.

Suscriben:

Gonzalo Andrade, Profesor Instituto Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia y Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales – Fundación Humedales Bogotá - #BrigadaDigital - Fundación Trébola - Naturaleza y Patrimonio – Red Tejiendo Páramos – Esporandina – Red Páramo de Guerrero – Ciclopaseo Cachaco – Cantoalagua El Virrey – Veeduría del Río Bogotá – Pedro Aldana, Corporación Vida del Río Fucha – CORVIF Programa Radial Territorio Verde – Corpohumadea - Red de Humedales - Quinua Nativa Fogón Intercultural - Sabina Rodríguez Van Der Hammen - Concejal Marco Fidel Ramírez - María Mercedes Maldonado - Veeduría Ciudadana Río Bogotá - La Mesa de los Cerros.

Hemos recibido muchas firmas más, queremos que te unas firmando esta declaración para que con tu apoyo podamos sumarnos en esta gran causa.

http://firmesconlareserva.org/a102

Firmesconlareserva

Apoyamos la reserva por la sostenibilidad ambiental de Bogotá


Tupale.co
  • Id: 640
  • Nombre: Nombre
  • Tipo: Texto
  • Descripción: Escribe tu nombre
Escribe tu nombre
  • Id: 642
  • Nombre: Organización
  • Tipo: Nota
  • Descripción: A que organización perteneces ? También puedes escribir un mensaje aquí
A que organización perteneces ? También puedes escribir un mensaje aquí